20 oct. 2013

Ella, Malala Yousafzai



El 12 de octubre de 2013 Malala sintió como una bala se clavaba en la parte izquierda de rostro. Había sido tiroteada, junto al resto de sus compañeras, en el autobús que las conducía a la escuela. Su caso dio la vuelta al mundo. 

Malala no es una niña cualquiera. La madurez que suscitan sus palabras, la forma en la que expresa su indignación y su capacidad de perdonar al Talibán que le disparó, provoca en mí, una notable admiración hacia Ella, Malala Yousafzai.





Su hazaña es descrita como "heroica y admirable".Y es que, la joven de 16 años se ha convertido en una de las activistas más conocidas en el mundo. 

¿Su causa? Conseguir que las niñas en Pakistán vuelvan a ir a la escuela

La sublevación de los Talibanes supuso para Malala, y para el resto de compañeras en su país, la prohibición de recibir una educación. En cuestión de días, la joven que soñaba con ser doctora, vio como su sueño se truncaba. El caos y el miedo comenzó a azotar por todos los rincones de Pakistán: "Pegaron a las mujeres, asesinaron a las personas, destruyeron escuelas, quemaron televisores, prohibieron que las niñas fueran a la escuela".

Desde aquel día, Malala Yousafzai decidió alzar su voz en pro de los derechos de las niñas a estudiar. Su lucha comenzó con un blog personal que se difundía a través de un periódico americano. Impartió charlas reivindicativas y de protesta por todo el territorio pakistaní. 



Sin embargo, su voz, su joven voz, comenzaba a resultar molesta ante los oídos arcaicos de un grupo aferrado a las cadenas impuestas del machismo y la involución de la mujer. 

Quisieron silenciar la voz de esta heroica niña de la forma más fácil, y a la vez cobarde, con una bala. Entre la vida y la muerta permaneció durante meses Malala. Médicos de Pakistán y Reino Unido trataron de devolver a esta criatura a la vida, trataron de que su voz vuelva a ser escuchada... Y así fue. Ante Naciones Unidas.

A Malala Yousafzai le conceden el Premio Nobel de la Paz con 16 años.  



"El 9 de octubre de 2012 el talibán me disparó en el lado izquierdo de mi mente, le dispararon a mis amigas también.

Pensaron que las balas nos silenciarían, pero fallaron. Y de ese silencio surgieron miles de voces.

Los terroristas pensaron que cambiarían mis metas y detendrías mis ambiciones, pero nada cambió en mi vida excepto esto":

"La debilidad, el miedo y la desesperanza murieron. 
  La fuerza, el poder y el coraje nacieron". 

La joven Malala, incansable en su lucha por la defensa de la educación, incansable por la lucha por la igualdad de las mujeres en el mundo pakistaní, incansable por entregar su vida a ayudar a los más necesitados, se presentó ante la ONU con esa madurez que tanto le caracteriza, y alzó, una vez más, su joven voz para lanzar al mundo su mensaje:

"Los extremistas están asustados del poder de los lápices y de los libros; El poder de la educación los asusta; El poder de las voces de las mujeres los asusta, es por eso que matan a estudiantes, asesinan a profesoras y hacen explotar escuelas cada día. Ellos, están asustados del cambio y de la igualdad que traeremos a nuestra sociedad". 

He querido acercar la vida de Malala a este espacio porque a mi modo de ver, creo que las figuras heroicas que convierten su razón de ser en una causa global, deben ser escuchadas, seguidas y admiradas. 

Malala Yousafzai. Mi más sincera admiración, seguimiento y escucha.