9 feb. 2014

PODEMOS CAMBIAR ESPAÑA


Nunca sentí que las palabras AFORO COMPLETO suscitaran en mí, tanta alegría contenida.

Esta mañana, cientos de ciudadanos indignados, acudíamos a la llamada del nuevo movimiento PODEMOS. Pese a que las condiciones climatológicas no acompañaban el despertar de este domingo de invierno, la concentración y la expectación, ante la segunda fase de este movimiento ciudadano eran máximas.





El acto, convocado por la plataforma PODEMOS, fue recibido por un tumultuoso grupo de personas, ansiadas por compartir lo que las entrañas de su ser, su civismo y sus valores humanos, no encuentran cabida en ningún otro partido político.

Son muchos, somos muchos, los que hemos dejado aparcados nuestros deberes y reposos, para deleitarnos con las palabras bien sonantes de un joven con coleta, que pese a la marginalidad que los medios de comunicación hacen sobre él, y su partido, más de 800.000 personas, hemos hecho que este surgir de conciencia, no quede en la mera utopía de un proyecto sin gentes.

En este acto ciudadano, compuesto por ciudadanos y orientado a los ciudadanos, he podido disfrutar de un alarde de esperanza, motivación y acción, hasta ahora, fantasmas en las clases dirigentes de nuestro país. 

“La democracia no se hace cada cuatros años, la democracia se hacen todos los días, entre todos”.

Un joven activista, volcado en la idea de cambio, y en hacer creer que un mundo mejor es posible, transmitió su entusiasmo e ilusión a un teatro repleto de ciudadanos ansiosos por creer en un proyecto. Desde madres y padres, hasta abuelos y niños…Aquí había cabida para todos y todas. 

Miguel nos recordaba que “sin ilusión no hay potencialidad de cambio, y si queremos avanzar, debemos hacer que esa idea utópica se convierta en realidad”.

También hubo turno para una de las protagonistas de la MAREA BLANCA, cuyo fin todos conocemos: conseguir que los hospitales madrileños no sean privatizados. Para ello fueron necesario medidas drásticas, tales como encierros en los hospitales, marchas de colectivos sanitarios, a los que día a día, se les fueron sumando más y más ciudadanos, provistos de un sentimiento compartido: la sanidad pública. Y se consiguió.

Desgraciadamente, esta victoria es sólo una pequeña batalla librada, la guerra aún no está ganada. Pues, muchos españoles y españolas, siguen sin acceso a una sanidad digna, porque sencillamente, no cotizan en la seguridad social. Y no pueden hacerlo, porque el empleo, un bien imprescindible para cualquier ciudadano, ha sido arrebatado y desprovisto a padres de familia que no pueden alimentar a sus hijos; de pensionistas que no pueden pagar sus medicamentos; de jóvenes sin trabajo ni medios, que buscan ansiosos que alguien les de una oportunidad.

En este clima de desesperanza, en esta estela de indignación, en movimiento PODEMOS perfila su manifiesto de intenciones; unas intenciones que van mucho más allá de palabras bien sonantes; es el momento del AHORA, del cambio.







Como nos decía el joven politólogo de la Universidad Complutense de Madrid:“Tenemos derecho a tener derechos”.

Para los jóvenes obligados a emigrar en busca de un futuro mejor, también tuvo unas palabras: “ No os vayáis, es el momento de que se vayan ellos, los políticos corruptos, los banqueros indecentes, las grandes fortunas que desfalcan, ellos son los que tienen que salir de este país”.

El profesor Juan Carlos Monedero despertó el aplauso en más de una ocasión con un discurso cargado de emociones y sentimentalismos, escasos podemos decir, en la estela política actual. La palabra AMOR fue reiterada en más de una ocasión. Porque a través de la emoción, de la ilusión compartida, del amor hacia nuestro entorno, el cambio es posible.

“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho”.

Pablo Iglesias, el líder del movimiento PODEMOS, fue el último en intervenir. Su discurso, enraizado por un desfiladero de críticas al actual gobierno y a su antecesor, explicó, con un lenguaje coloquial, llano y para el pueblo, la situación en la que nos encontramos actualmente.



Comenzó su intervención con la lectura de un tema musical compuesto por un rapero, Power to the people. El poder de la gente. Y decía:

“El poder de soñar,
El poder de decidir,
Es el pueblo quien tiene ese poder”.

Nos encontramos ante un panorama nefasto, donde los sueldos de los ciudadanos se han recudido un 10%; donde la carga impositiva recae exclusivamente en las familias; donde las grandes fortunas y multinacionales defraudan miles de millones de euros; donde los políticos están presentes en los comités de dirección de las grandes compañías; donde se ha bajado el IVA al mercado de las  obras de arte, pero que sin embargo, la cultura y el cine, siguen soportando una subida feroz.

Intermon Oxfam pronostica que para el año 2025, si nada cambia, habrá en España, más de 8 millones de parados. Actualmente, más de un cuarto de la población española vive en el umbral de la pobreza, y las cifras van en aumento. 

Para finalizar, Pablo Iglesias, repitió de nuevo su emblema:
“Pongamos las esposas a los responsables de esta crisis”.

Podeis leer su manifiesto: MOVER FICHA. 

Espero, que al menos, este post, ayude a promover la concienciación y acción, tan necesarias, en momentos como este. 

"Se puede, 
Se debe, 
Se quiere". 
-Anna-




No hay comentarios:

Publicar un comentario