23 mar. 2014

Las dos caras de un mismo escenario


Ayer Madrid fue testigo, una vez más, de las insurgentes voces ciudadanas, que afónicas ante la indignación vivida, encuentran apoyo en un unísono griterío multitudinario. 

Cuatro mareas humanas, procedentes de diversos puntos geográficos de nuestro país, han reavivado con su presencia, por las calles de Madrid, la Indignidad Colectiva que agita en nuestra sociedad. 

Sin embargo, como en cualquier manifestación multitudinaria que acontece en España, las principales cabeceras, reflejan un panoraba antagónicamente dispar; El País, El Mundo, las dos caras de un mismo escenario. 



Un escenario común: España, pero un dilema moral contrario: uno con las vistas puestas en los ciudadanos, en las historias desgarradoras de ciudadanos invisibles ; el otro, con la mirada puesta en las declaraciones oficiales del Ministro de Interior y las lesiones violentas sufridas a los policías.

Sin exceder este post, necesitaba expresar mi propia indignación contra la manipulación mediática. Creo que esta España dividida, esta España agitada, no encontrará la calma y el equilibrio que ansía, si no revisamos entre todos, la ausencia de ética que rebasan en muchos casos los medios de comunicación. 

La noticia es obvia: los ciudadanos indignados se concentran en la capital de España. Eso debería ser un hecho sin precedente que motive a los políticos a despertar sus adormecidas conciencias. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario